En alemán ‘Metall hart wie Diamant” (metal duro como el diamante) se acorta como widia y la Real Academia de la Lengua castellanizó como ‘vidia’, definiéndola así

Metal muy duro formado por un aglomerado de carburos de titanio, molibdeno o tungsteno, con cobalto o níquel, que se utiliza especialmente en la fabricación de herramientas de perforación y de corte

Es el material de referencia en la fabricación de máquinas de corte o perforadoras. Es resistente y de alta calidad y en este artículo queremos explicarte qué es la widia, cuáles son sus aplicaciones y porqué es tan importante.

¿Qué es la widia?

La widia es el nombre popular con el que conocemos el carburo de wolframio o tungsteno. Este material es muy duro y resistente, tanto como el diamante. Lo encontramos en muchas herramientas que se utilizan para el corte o para perforar. De hecho, el material que encontramos en las brocas de los taladros está fabricado en widia, aunque no siempre ha sido así.

En el pasado no se utilizaba la widia, ya que era un material caro de fabricar y caro de moldear que debía pasar por un segundo tratamiento de carburo cementado para obtener la resistencia que lo ha hecho tan popular.

Leer más «La recogida de residuos en la industria«

Las propiedades de la widia

Cuando nos preguntamos qué es la widia debemos explicar cuáles son las propiedades que hacen a este elemento tan importante. Primero hay que destacar que es un material muy denso, con un volumen de 15600kg/m3, lo que implica que, si llenamos un envase de 1 litro con vidia, este tendía un peso de 15,6 kilos.

Esta densidad se traduce en un material muy duro, ‘tan duro como el diamante’, y que es capaz de permanecer afilado durante mucho más tiempo, hasta 20 veces más. En una sierra de cinta se traduce en componentes con una vida útil más larga y un desgaste mucho menos acusado.

Por otro lado, antes de que se popularizara la widia como material usado para las máquinas de corte, se utilizaba una aleación de acero y carbono. Este material era más blando que el carburo de wolframio, al utilizarse para cortar acero se corría el riego de ‘gripar’ la sierra. La fricción calienta la hoja de corte y se podía acabar pegando al perfil que queremos cortar. La widia es un material diferente formado a partir de un metal que no se utiliza para fabricar perfiles metálicos.

Leer más «Así fueron las jornadas de MetalMadrid 2019«

Hoy la widia es un material muy popular, además de ser considerado estratégico. El gobierno de los Estados Unidos lo considera vital y tiene reservas de widia suficientes para 6 meses sin suministros de ningún tipo, lo mismo que sucede con el petróleo. Además de encontrarlo en herramientas de corte, como las sierras FAT, lo encontramos en los reactores nucleares ya que el wolframio es un reflector de neutrones que facilita la reacción. También lo encontramos en el deporte de élite, en especial en el material de escalada o en los neumáticos de bicicletas de competición, en la técnica de la medicina laparoscópica o incluso en la joyería nupcial y es el material utilizado para fabricar las bolas que encontramos en la punta de la mayoría de los bolígrafos.

¿Cuándo se inventó la widia?

La invención de la widia es el resultado de muchos experimentos a lo largo de los inicios del siglo XX. El farmacéutico y químico de la Sorbona Henri Moissan, que recibió el premio Nobel de química en 1906, un año antes de morir, gracias a su trabajo sobre el aislamiento del flúor, inventó el carbono de Wolframio, que es la base de la widia.

El carburo de Wolframio es uno de los materiales creados durante los experimentos de Moissan en el intento de crear un diamante artificial. En su empeño, mezcló azúcar (que contiene carbono) con partículas de wolframio y calentando a hasta gran temperatura este compuesto. El resultado fue una masa metálica de color azul y de extraordinaria dureza: había creado el carburo de wolframio. Pero este material todavía era muy frágil.

No sería hasta la Primera Guerra Mundial cuando se empezaría a experimentar con el carburo de wolframio en Alemania. De nuevo los resultados fueron decepcionantes. El material seguía siendo demasiado frágil para ser utilizado de manera operativa.

En 1923 la empresa berlinesa OSRAM quiso investigar un método para obtener un sustituto para los núcleos de diamantes utilizados en la época para los filamentos de las bombillas incandescentes. La fuente de esta materia prima era Kenia, colonia alemana hasta 1919 y perdida en favor del Reino Unido como compensación por la Primera Guerra mundial. Así que el ingeniero Karl Schöter logró sintetizar un nuevo producto que combinaba el carburo de wolframio con 10% de cobalto, logrando una aleación que Schöter describió como ‘Metall hart wie Diamant” y que bautizó como widia. Este material sí podía ser utilizado en la industria de manera operativa.

Un último dato sobre la widia y el wolframio. En España se encuentran algunas de las minas de wolframio y tungsteno más grandes de Europa, como la mina de San Luis en Galicia o la de Almoharín en Cáceres. Ambas estan abandonadas, aunque la mina del Monte Neme en Galicia volvió a la actualidad ya que algunos instagramers enfermaron tras bañarse en sus aguas intensamente azules y altamente tóxicas.

Mina del Monte Neme

Alarga la vida de las máquinas de corte FAT gracias a la widia

La widia forma parte de algunos de los componentes de las sierras de cinta FAT. Unas máquinas construidas para durar y cuyos materiales y componentes nos aseguran una vida útil superior.

Consulta nuestro catálogo de máquinas y accesorios o ponte en contacto con nosotros en comercial@fat.es para recibir más información sobre nuestros productos.

//The event is submit_success so you can catch it for example: